PERSONA BESANDOLE LA MANO A OTRA PERSONA

CORLEONE S.A.

APRENDIZAJES DE THE GODFATHER Y LA GESTIÓN DE EMPRESAS

Hacer negocios, ¿Es una arte o una ciencia? ¿El ejecutivo nace o se hace?

Una obra maestra del cine que nos puede ayudar a resolver estas eternas preguntas, es la trilogía de “El Padrino”, donde se puede comparar los estilos de Don Vito Corleone y de su hijo y sucesor, Michael.

 

FLYER THE GOODFATHER

“El Padrino” es una metáfora sobre el capitalismo en Estados Unidos y sobre las cuestiones del poder y de la sucesión, y como lo declaró el propio Marlon Brando protagonista de la primera película, no es en absoluto una película sobre Mafia, sino sobre la Inteligencia Corporativa y el capitalismo que tenemos.

El principal trabajo de un directivo es tomar decisiones, y asegurarse de que éstas se convierten en hechos. En definitiva resolver problemas. Hay personas que tienen objetivos claros en su vida y otras que no. Las primeras se valen de las segundas para conseguir lo que desean.

Y si algo tiene claro Don Vito Corleone es lo que desea. Se niega a aceptar los dictados de la sociedad estadounidense de principios del siglo XX, porque le sería imposible llegar a ser uno de los poderosos, de los que mueven los hilos. Por ello crea sus propias leyes y su propio código de valores.

Don vito Corleone dirige una empresa familiar con varias líneas de negocios, que opera un oligopolio. Unas cuantas empresas se reparten el mercado geográficamente, la situación económica es estable y Don Vito es un empresario respetado. Inmigrante y hombre de acción, comienza joven su negocio con dos socios, llevando a cabo operaciones en persona. Aprovecha un entorno en crecimiento para volverse un rico empresario, mostrando una gran capacidad de análisis estratégico del entorno.

Familiar y entrañable, mantiene a sus socios con él, demostrando lealtad. Atesora una red de contactos políticos y sociales de gran valor, creada durante toda su vida mediante el mecenazgo y el dinero.

En 1947 todo cambia. Crecer en ese mercado es complicado, hay que “robar cuota de mercado” a la competencia. La aparición de un competidor con un producto nuevo de alto margen y gran crecimiento genera un conflicto. Corleone no desea entrar en el negocio porque le aparta de su estrategia de convertirse en el futuro en uno de los poderosos en el mundo legal. Esto implica algo parecido a una guerra de precios donde todos salen perdiendo. Don Vito, presidente, fundador y CEO de los Corleone queda debilitado y traspasa el poder a su hijo menor.

La sucesión deja muchas cosas claras. Don Vito charla con su hijo Michael sobre los siguientes pasos a dar, sobre el futuro y el control de la familia. Y le dice con tristeza que eso no es lo que deseaba para él. Que toda su vida se había enfrentado a los poderosos, y había querido que algún día su hijo se convirtiese en uno de ellos: Senador Corleone, Gobernador Corleone.

Don Vito acababa de transmitirle, con toda la crudeza de un hombre en su despedida, la visión que tiene sobre el mundo, y la misión que tenía en su vida para con la familia. Lo ha hecho para que él continúe su obra: enfrentarse a la sociedad mientras intenta que su familia vuelva a ella en una posición de privilegio.

Michael acepto el reto entendiendo las razones. Don vito, frío, calculador, casi autómata a veces, tenía una visión y misión claras. Muy distinto de la fuerte y calidad presencia de su padre, y con una motivación diferente, Michael no entra en la operación como Don Vito, ni se deja asesorar por su equipo, sólo ordena con un aura de dureza y frialdad constante. Michael es un hombre de negocios, nada personal, sólo negocios, un hombre en un puesto que no desea pero que acepta por lealtad y amor a su padre, así como por el bien de su familia. También es un buen estratega, aprovechando su experiencia militar, logra hacer crecer a la familia en lo económico pero rompiéndola en los demás aspectos.

Pero no hay que olvidar que la estrategia de la empresa depende mucho del estado de ánimo del director general, en este aspecto, Don Vito había creado un entorno favorable, pero Michael vive en un hostil: la presión de su mujer, Kay; los problemas con su hermano Fredo. Las cosas dan un vuelco en la familia. Dos ejecutivos diferentes, dos tipos de gestión distintos…y resultados dispares.

La pregunta sobre si el ejecutivo nace o se hace es uno de los elementos más importantes de la literatura del management, y “El Padrino” nos muestra un líder nato como Don Vito Corleone que tenía claros sus objetivos vitales; enseñaba autocontrol a sus hijos, como cuando regaña a Santino, “nunca dejes que un extraño sepa lo que estás pensando”; tenía una motivación clara: su familia, movía los hilos en el mundo legal y había tejido una importante y valiosa red de contactos; en cambio su hijo Michael es un joven sin las ideas tan claras (reniega de su familia pero luego entra de lleno en ella); atesora un gran autocontrol; su frialdad y manera de gestionar dificulta la empatía, un estilo más militar, su motivación es frágil y nada vocacional (Napoleón decía que “la motivación es una diferencia en fuerzas de tres a uno”); y su habilidad social va creciendo con el tiempo, pero inicialmente es bastante pobre y dependiente de la red tejida por su padre, es un líder que se fue haciendo con el paso del tiempo.

Podemos comprobar que Don Vito es un buen ejecutivo con inteligencia emocional pese a su pobre formación; Michael, quien ha hecho carrera como militar y es héroe de guerra, tiene puntos fuertes que le permiten hacer crecer los ingresos de la familia pero es más temido que respetado y rompe el modelo y la armonía creados por su padre.

Podría parecer que el ejecutivo nace y no se hace…pero en las siguientes películas de “El Padrino” podemos comprobar cómo Michael va corrigiendo sus errores y aprende a mejorar su estilo de gestión para completar la misión de su padre.

Y es que en los negocios el talento es importante, pero lo es en la misma medida en la que lo son el esfuerzo y el aprendizaje. Como decía Jack Welch, ex CEO de General Electric, “Los negocios son olfato, sensibilidad y tacto, tanto o más que los números”.

Porque el management, como cualquier otra disciplina que involucra personas, tiene una parte de ciencia y otra de arte.

GIF THE GOODFATHER
FOTO PERFIL MOISES PINEDA

MOISES PINEDA

LIC. ADMINISTRACIÓN DE NEGOCIOS INTERNACIONALES EN LA HARVARD BUSUNESS SCHOOL, FOUNDER DE LAS GORDILLEMAS

Deja una respuesta